martes, 30 de diciembre de 2008

EL PUEBLO DE LOS FIELES


A veces tomamos como cierto a lo ya impuesto. Y no siempre es así. La mitad mas uno es un creación de Alberto J. Armando. Fantástico invento con enorme visión comercial. Autoimpuesto para justificar una popularidad (innegable, por cierto) que siempre vivió amenazada por otra de igual tamaño. Los años y los hechos se han cansado de refutar la frase insignia del aguante de la contra. Son muchos?: Si. Son más?: No se. Son la mitad mas uno?: Ni a palos. Lo ocurrido en la temporada 2008 lo confirma.
River Plate reventó las canchas de Enero a Diciembre. Lo hizo cuando fue campeón del Torneo Clausura, y cuando fue último en el Apertura. Ganó la tabla de venta de entradas con holgura, con la Copa en las manos y con la vergüenza de caer bien bajo. Tales números reflejan algo que nunca se olvidó, pero que de tanto en tanto es bueno reconfirmarlo: Existe bajo las capas de violencia, coima, interés, negocio e intolerancia en las que parte de nuestra hinchada está sometida, un enorme pueblo de fieles que no negocia un amor incondicional. Que banca. Que se ilusiona, alienta, se decepciona, y vuelve. Vuelve a la popu, a la platea, a la radio, a la tv o la Internet. Pero vuelve, y un hincha que vuelve, vale para toda la vida.
No pesaron palazos bravos como los de San Lorenzo, las Chivas, los superclásicos, el puesto Nº 20, la partida de Ortega, la flaqueza técnica del plantel, los dichos de Ahumada y Carrizo, la inoperancia de Aguilar, la violencia de la barra. Se meneo al compás del agitamiento histérico que proponen los medios y su doctrina de ganar siempre y sino, a la guillotina. Hirvió de furia, reclamo y reconoció esfuerzo, defendió las banderas, estuvo. Siempre estuvo.
Con ese enorme pueblo de fieles, poco importan los Aguilar, Schlenker, Rousseau, Acro y los demas integrantes de esa matufia vergonzosa. Que no defienden a River sino a sus propios intereses y que solo son hinchas de su propio aguante y no de la camiseta.
Esta será la última entrega de 2008. A todos los hinchas de River de corazón, las mas sinceras felicitaciones de parte de alguien que, no por estar lejos del Monumental, deja de sentir que esta pasión debe respetarse a rajatabla, como un mandamiento más.
Que tengan un buen 2009. Que tengamos un buen 2009.

sábado, 27 de diciembre de 2008

RIVER / ADIDAS ALT / 2004 - 2006


Estos son tiempos de superabundancia de camisetas. Sobran. Las empresas se esmeran para perseguir ese objetivo de la venta, pero en el camino se pierde el sentido de la identificación.
Esta camiseta que presentamos aquí nunca se ensució con el pasto del Monumental y ni siquiera llegó a utilizarse oficialmente. Solo vio la luz en dos cotejos amistosos protagonizados por el cuadro de la banda roja en el año 2004.
Se trata en cuestión de uno de los cuatro diseños que presentó Adidas para vestir a River entre las temporadas 2004 y 2006: La casaca de la banda roja, una que alternaba el bordo, el blanco y el negro, otra completamente negra y la que aquí mostramos.
Es un diseño inspirado en la antigua camiseta tricolor a rajas verticales, pero despojada de su tradicionalidad. Se trata de un atuendo blanco con dos listones laterales de color rojo y un listón central de color negro. Las bandas se disuelven con el blanco en sus bordes.
Se estrenó una noche en el Estadio Diego Maradona ante Argentinos Juniors, en un partido amistoso conmemorativo por el centenario de la institución Mens Sana. Fue triunfo 1-0 con gol de Gastón Fernández. Volvió a lucirse una noche de diciembre en el estadio El Campín de la ciudad de Bogota en otro cotejo amistoso, en este caso ante Millonarios, en una jornada donde se homenajeó a Amadeo Carrizo por su trayectoria en estos dos clubes. El partido acabó 2-2.
Después cayó en desuso y la renovación de equipamiento a mitad de 2006, la sacó de circulación para siempre. Solo perdura en el recuerdo de algunos pocos y en el cajón de ropero de algún fanático que la adquirió esta rareza para encontrarle alguna variante a su propia camiseta millonaria.
La usaron jugadores como José Sand, Horacio Ameli, Rubens Sambueza, Diego Barrado o Cristian Ledesma.

martes, 23 de diciembre de 2008

ALEJANDRO DOMÍNGUEZ


River compró a Chori Domínguez para jugar la temporada 2002. Ya para ese entonces, siendo hombre de Quilmes en la B Nacional, había sufrido una fea lesión en su pierna izquierda cuando se fracturó el tobillo jugando un partido para la Selección Argentina ante Francia en la cancha de Vélez por el Mundial Sub 20 de 2001.
A principios de la temporada 2002 River trajo a delanteros de peso como Juan Esnaider y Daniel Fonseca. Esto determinó que Chori sea anotado solamente para jugar la Copa Libertadores de ese año. Su debut fue en el Monumental ante Talleres de Córdoba y sus primeros goles en la ciudad de Pereira, ante Deportivo Tuluá.
Pero ocurrió algo extraño. Con Fonseca y Esnaider ya fuera del plantel, River hurgó los reglamentos y encontró un resquicio para poder incluir a Domínguez en la parte final del Campeonato Clausura de AFA de 2002, en el que River fue Campeón. Su debut en torneo locales fue la tarde del 5-1 y la vuelta olímpica ante Argentinos Juniors. Es mas, le hizo un gol a Rodrigo Burela, el segundo de esa victoria. Tal vez la imagen mas curiosa de Chori con nuestra casaca sea la de los pelos teñidos de azul en el partido de festejo ante Central en el Gigante.
Técnico, fino, hábil, lagunero, de gran pegada, algo frágil en el roce. Características salientes de este jugador, que se ganó enseguida un lugar en la consideración de Pellegrini, quién lo puso de titular todo el Apertura de ese año. Pero no tuvo suerte. El tobillo volvió a jugarle una mala pasada y su recuperación demandó 7 meses. Cuando volvió tuvo tardes destacadas, pero ya se hablaba de un pase inminente al fútbol de Rusia.
Así llegó el Rubin de Kazan para comprarlo a principios de 2004. Allí jugó 2 temporadas totalizando 63 partidos y 21 goles. El Zenit de la ciudad de San Petersburgo pagó 7 millones de euros y lo adquirió en 2007. Ahí es donde juega ahora, y le va verdaderamente bien. Alterna en la titularidad, es reconocido por los hinchas. Tubo contribuciones importantes para que su equipo gane en la temporada pasada la Liga Rusa, la Copa UEFA y la Supercopa Europea, algo inédito para la historia de esa institución.
Chori Domínguez no es una bandera de River ni mucho menos. No se hizo en el Club, jugó relativamente poco, nunca estuvo cerca su retorno. Pero dejó un buen recuerdo por ser alguien que se identificó rápido con la ideología y el estilo futbolístico millonario. Eso se reconoce, y amerita la espera a que la historia tenga un retorno.

domingo, 21 de diciembre de 2008

CAMPEONATO AFA 1935


1935. Hay luto en el país. Luto de verdad. En un accidente en el aeropuerto de la ciudad de Medellín, muere Carlos Gardel. Se apaga la voz del cantante de tango mas grande de la historia. Pero empieza su mito. A modo de resarcimiento, nacen Elvis Presley y Luciano Pavarotti. En Argentina sigue mandando Justo a fuerza de fraude y sangre. Tres balazos le cuestan la vida al senador opositor Enzo Bordabehere, en el mismísimo recinto legislativo, pero el verdadero destinatario de la bala era el ultraopositor Lisandro De la Torre. La Avenida Corrientes se ensancha, síntoma del crecimiento que experimenta Buenos Aires. Concluye la Guerra en Chaco entre Bolivia y Paraguay. Pobres contra pobres, Paraguay se queda con la tierra y con la posibilidad de la salida al mar. Lawrence de Arabia, una leyenda de la historia, muere como todos los mortales. Inventan en Parquímetro y patentan el radar. Nace en los suburbios de New York, un genio del séptimo arte. Woody Allen.
La del 35 es una campaña regular de River Plate, mejorada por algunos detalles que se notarán con el tiempo. En 1935 debutan en primera José Manuel Moreno, Ricardo Vaghi, Aristóbulo Deambrossi y Adolfo Pedernera. Hay dos incorporaciones importantes: Carlos Moyano y José María Minella. El primero pasa desapercibido, pero Minella enseguida saca chapa de patrón. Hay 4 derrotas en las primeras 10 fechas y eso se siente a lo largo de todo el campeonato. Bernabé no para de hacer goles y termina con 25 tantos. El equipo concluye 4º en la tabla, lejos del campeón que es, otra vez, Boca Juniors. Sigue el estigma de no poder ganar el clásico. Este año es una derrota y un empate. El Estadio Monumental deja de ser un elegante proyecto arquitectónico y ya se trabaja sobre la piedra fundacional, colocada por Antonio Liberti.

CAMPAÑA

1- Platense 2-1 - Moreno,Ferreyra / Molinas
2- Estudiantes 0-2 - De la Villa, Lauri
3- Tigre 3-0 - Peucelle, C. Locasso, Blanco (ec)
4- Chacarita Jrs. 4-2 - Ferreyra (3), Lago / Sosa (2)
5- Boca Jrs 0-1 /Cherro
6- Independiente 4-3 - Ferreyra (3), Peucelle / Pereyra, Sastre, Mata
7- Vélez Sarsfield 3-4 - Ferreyra (2), Minella / Cosso (4)
8- San Lorenzo 1-2 - Lago / Villalba, García
9- Argentinos Jrs. 5-1 - Ferreyra (3), Moyano (2) / De Luca.
10- Gimnasia (LP) 3-0 - Lago, Peucelle, Moyano
11- Talleres (RdE) 4-1 - Ferreyra (3), Deambrossi / Davico
12- Atlanta 3-1 - Lago, Minella (2) / Storchetti
13- Quilmes 2-0 - Moyano, Lago
14- Racing Club 1-1 - Peucelle /Barrera
15- Huracán 2-2 - Ferreyra, Lago / Rivarola (2)
16- Lanús 2-0 - Ferreyra, Deambrossi
17- Ferro C.O. 1-1 - Ferreyra /Emeal
18- Platense 0-2 /Fernández (2)
19- Estudiantes 2-1 - Peucelle, Moreno / Zozaya
20- Tigre 2-1 - Wergifker, Lago / Ríos
21- Chacarita Jrs 1-2 - Lago / Cascio, Chazarreta
22- Boca Jrs. 1-1 - Rongo / Varallo
23- Independiente 1-1 - Minella / Erico
24- Vélez Sarsfield 0-1 / Reuben
25- San Lorenzo 0-3 / García, Arrieta, Cadavini
26- Argentinos Jrs. 4-1 - Peucelle (2), Ferreyra (2) / Bottini
27- Gimnasia (LP) 4-6 - Rongo (3), Moreno / Echevarrieta (2), Lemi, Fidel, Miguenz, Vassini (ec)
28- Talleres (RdE) 2-0 - Samaniego, Rongo
29- Atlanta 2-1 - Peucelle, Moreno / Numa
30- Quilmes 1-0 - Ferreyra
31- Racing Club 5-2 - Moreno (2), Peucelle (2), Ferreyra / Tellechea, Conidares
32- Huracán 2-1 - Ferreyra (2) / Baldonedo
33- Lanús 4-2 - Castillo (2), Ferreyra, Samaniego / Pícaro, Pisa
34- Ferro C.O. 0-0

GOLEADORES: Bernabé Ferreyra 25- Carlos Peucelle 10- Pedro Lago 8- José Manuel Moreno 6- Luis María Rongo 5- José María Minella 4- Carlos Bernabé Moyano 4- Aristóbulo Deambrossi 2- Gregorio Samaniego 2- Julio Castillo 2- Carlos Locasso 1- Aarón Wergifker 1- Blanco (Tigre -EC-) 1

FORMACION BASE: Angel Bossio; Teofilo Juárez (Alberto Cuello) y Joaquín Bezos (Luis Vassini) ; Carlos Santamaría, José María Minella y Aarón Wergifker; Carlos Desiderio Peucelle, Carlos Bernabé Moyano (José Manuel Moreno), Bernabé Ferreyra, Pedro Lago y Aristóbulo Deambrossi.

jueves, 18 de diciembre de 2008

CARLOS DAMIÁN RANDAZZO

River Plate 1982 - 27 partidos - 2 goles - 0 títulos


Seguramente lo mas destacado de la carrera del Carly Randazzo no fueron sus goles ni sus actuaciones rutilantes –que no abundaron por cierto- sino las declaraciones que realizó tiempo después, una vez retirado. “En mi época se daban todos” y cosas por el estilo. Esa honestidad brutal ha sido siempre una marca distintiva de este jugador que vivió mucho tiempo en el reviente y que ha sobrevivido, aparentemente, para contarlo.
Carlos Damián Randazzo nació el 5 de junio de 1959 en el Docke. Hizo las divisiones inferiores en Boca Juniors y allí debutó en primera a finales de los 70. Tuvo un paso de una temporada por Argentinos Juniors, como parte de pago del pase de Diego Armando Maradona. En 1982 recaló en River Plate.
Randazzo era delantero. Flaco, alto, desgarbado, de cierta velocidad y olfato de gol. Usaba rulos larguísimos y jugaba con las medias bajas hasta los tobillos. En la contra asomó como una promesa importante. Pero para cuando recaló en River ya era solo una sombra de lo que había amenazado ser. Para colmo, ese año, River completaba de desmantelar el equipo ganador gestado por Labruna. Eran tiempo de recambio y resultados anémicos.
Debutó con la banda roja un domingo de febrero de 1982 ante Sarmiento de Junín en el Monumental. Jugó en total 27 partidos y convirtió solo dos goles. Al mismo Sarmiento, en la segunda rueda, como visitante y de penal, y a Racing en Núñez, con un golpe de cabeza. Su último cotejo fue ante Newell’s Old Boys en los primeros días de Enero del 83. En años de Nacional y Metropolitano, tuvo cierta continuidad en el primero de los dos torneos. Mas tarde, la llegada de Antonio Alzamendi lo sacó del cuadro titular definitivamente.
Mas tarde pasó por Racing, Defensa y Justicia, Guarani Antonio Franco de Posadas y Deportivo Barracas. Lejos de ser aquel que alguna vez se probó la camiseta de la Selección Nacional.
Entró en una zona oscura de su vida. Adicto a las drogas y frecuentando el mundo de la delincuencia. En 1985 fue detenido, junto a otras tres personas, por posesión de marihuana. En 1993 estuvo once meses preso en el Penal de Caseros, acusado del homicidio del empresario Virgilio Escobar, hecho del que quedó absuelto. Estuvo detenido desde el 29 de abril de 2005 acusado de tenencia de estupefacientes, un delito que preve penas de cinco a quince años. Tras el juicio oral, salió en libertad el 28 de abril de 2007.
“Cuando yo jugaba se pichicateaban todos, y el que dice que no, miente”. Un Randazzo auténtico. Salió varios años con Mónica Guido, bomba erótica de los 80. Dice que conoció la cocaína en España en una gira con Boca y que cuando llegó a Buenos Aires lo primero que hizo fue buscarla. Amigo de Maradona y Coppola que lo visitaban en su celda en días de encierro. Hoy vive en la zona de Villa la Angostura. Lejos de los peligros y las tentaciones que pusieron su granito de arena para mancar una carrera que vivió su humilde climax en el comienzo.

martes, 16 de diciembre de 2008

EL AÑO DEL DESPEGUE QUE NO FUE


El avión carreteó en la pista. Tomó velocidad y levantó vuelo. Pero cuando parecía que el despegue estaba concretado, algunas turbulencias obligaron a aplazar el vuelo y aterrizar nuevamente.
2008 fue insólito. Increíblemente cambiante. No apto para los corazones frágiles que los millonarios padecemos en los últimos años. Vaivenes, cambios de humor. Grandes alegrías, decepciones enormes. Puterios varios, histeria colectiva, misterios sin resolver ni explicar.
Simeone llegó prometiendo bondades. Jugó su suerte a fichas ganadoras. Fue al frente. En la primera parte de su apuesta la suerte le sonrió. Condujo un cuadro ambicioso, atolondrado pero audaz, que martillaba hasta ganar, incluso hasta cuando no lo merecía.
Amén de los goles de Buonanotte y la aparición de Abelairas, el título del Clausura tuvo en verdad dos grandes responsables. Juan Pablo Carrizo y Ariel Ortega. El arquero fue una muralla insuperable, demostrando que un jugador puede ganar partidos sin hacer goles, y el jujeño espolvoreó con toques de magia momentos de tensión insoportable. De jugadas surgidas de su cabeza nacieron las victorias vitales para la vuelta olímpica.
Pero antes de ese 2-1 a Olimpo, ya habían pasado varias cosas que hicieron temblar el suelo millonario. Cosas que aún no tienen explicación, como el 2-2 ante San Lorenzo por la Copa, en un partido insólito e irrepetible. Eso, sumado a la fea caída ante Boca y la zafada verbal de Oscar Ahumada, amenazaron con tirar por la borda un semestre de expectativas.
Pero el semestre inicial finalmente acabó con felicidad y sepultó una larga espera de cuatro años por campeonar. Era el momento de la esperanza, del relanzamiento, el punto de partida de una nueva etapa.
Pero poco a poco, los eventos fueron mostrando una realidad menos feliz. De movida, un nuevo desliz de Ortega colmó la paciencia del cuerpo técnico hasta provocar su deshonrosa salida al fútbol de la B Nacional. Mas tarde las ventas de Sánchez, Abreu y Juan Pablo Carrizo hirieron de muerte a la base del equipo campeón. Aún así, era imposible imaginar lo que vendría.
Y es aquí muy difícil imaginar el punto en que todo se desbarrancó. Lo cierto es que luego del 2-0 ante Central el equipo se olvidó de cómo ganar. Para esto incidieron la merma en el rendimiento de las figuras del primer semestre (Abelairas, Buonanotte, Ferrari y Villagra, por solo citar algunos casos), el nulo aporte de las contrataciones y la suerte –siempre necesaria- que no hizo en la última parte del año el guiño necesario.
Se volvió a jugar horrible ante Boca y el destino de Simeone quedó atado a la Sudamericana. La gente olvidó la vuelta olímpica y empezó a insultar a discreción, y a veces a destinatarios inocentes, como en lo peores tiempos. Encima, la Copa se volvió a escapar increíblemente en México, con dos errores defensivos, luego de jugar el mejor partido del año.
Sin objetivos a la vista, el Cholo dijo basta y desató un terremoto. La gente lo despidió como se lo merecía y la dirigencia quedó descolocada dentro de un clima de bronca manifiesta y explosión inminente.
El año se va con la sensación de no saber bien donde se está parado. Un año en el que se salió campeón y en el que se salió último. La verdad de la historia la tendrá que resolver Gorosito, llegado a su casa para apagar un incendio, que no se sabe bien donde se originó, pero que arrasó a su paso una ilusión de despegue definitivo. Ese despegue que por ahora está demorado hasta nuevo aviso.

sábado, 13 de diciembre de 2008

TODO CONCLUYE, AL FIN

Estudiantes La Plata 1 - 1 River Plate
Apertura 19ª fecha - 13/12/08
Estadio Único de La Plata


ESTUDIANTES: Andujar; Angeleri, Alayes, Desabato y Cellay; Galván, Braña, Verón y Benítez; G. Fernández y Boselli. Posteriormente Calderón, Moreno y Fabbianesi y Pérez. DT: Leonardo Astrada.
RIVER PLATE: Vega (6); Ferrari (5), Cabral (5), Musacchio (5) y Tuzzio (6); A. Fernández (5), Galmarini (6), Abelairas (6) y Archubi (4); Rosales (5) y García (5). Luego Buonanotte, Ríos y Affranchino. DT: Gabriel Rodríguez.
GOLES: Eduardo Tuzzio (RP) 11 ST. Mauro Boselli (EST) 22 st.
ARBITRO: Alejandro Toia (regular)
RESULTADO MORAL: Estudiantes 2 - River Plate 2

Y claro, la noticia es fuerte. Por primera vez en su historia, River Plate culmina en la última posición de un torneo de AFA. Es fuerte. Mañana de venderán varios diarios mas. Abochorna. De todas formas la cuestión no hubiera variado mucho si se hubiese evitado terminar en la cola. Ha sido un semestre para el olvido. Y que haya por fin terminado está bueno.
River fue a La Plata a buscar ese triunfo que le evite quedar en la peor historia del Club. Enfrente estaba el poderoso Estudiantes, con la desmotivación y la fatiga lógica, luego de haber dejado la vida por un objetivo incumplido como la Copa Sudamericana. En ese choque de realidades dispares el que mejor parado apareció fue River. Sin brújula ni ideas pero con enjundia. Generó ocasiones de gol, hizo revolcar a Andujar, pero la chatura a la que el cuadro millonario se ha sometido en el último tiempo, lo privó de triunfar en un partido perfectamente ganable, chatura que de la misma manera le pudo haber provocado la derrota si el pincharrata hubiera estado un poco mas acertado en la definición.
Se fueron al vestuario cabizbajos, cargando el peso de un presente que no encuentra remedio. Pero portando interiormente una secreta sensación de alivio. El año ya es historia. Se va River de el estadio Único de La Plata. Ultimo en un Campeonato largo. Vestido de violeta, como si fuera una rara paradoja del destino, que quiso evitar que la gloriosa banda roja sufra la afrenta de esta humillación.
Al fin y al cabo este 1-1 con Estudiantes fue el mejor partido del semestre para nuestro equipo. Solo por ser el último.

jueves, 11 de diciembre de 2008

UN INVICTO QUE CAE

River Plate 2 - 0 Racing Club
26ª fecha, Torneo 1966 - 04/09/66


Es uno de los triunfos más resonantes en toda la historia de River Plate a pesar de no haber reportado demasiados beneficios, amen del enorme dato estadístico que quebrantó. En realidad la trascendencia del partido y del resultado final vienen de la mano de la estatura de super cuadro que en aquel momento tenía Racing Club de Avellaneda, el equipo de José. Campeón luego del Torneo de ese año, la Copa Libertadores y la Intercontinental de 1967. Con jugadores emblemáticos en sus filas como Roberto Perfumo, Agustín Cejas, Humberto Maschio, Juan Carlos Cárdenas o Alfio Basile.
Ese año River había perdido de manera increíble la final de la Copa Libertadores ante Peñarol y su único objetivo era lograr el título de la Temporada 1966, pero corría desde atrás a un conjunto que estaba haciendo historia. River y Racing llegaron esa tarde a Núñez en la cima de la tabla con 39 puntos. La Academia arribaba con un invicto de 39 partidos, producto de los 25 cotejos que iban del certamen actual y del remanente de 14 juegos del año 1965.
Era un partido clave que definía cosas importantes en el Certamen. Así lo entendió la gente que colmó el Monumental aquella primaveral jornada del 4 de septiembre.
Por el equipo millonario salieron a la cancha Amadeo Carrizo; Juan Carlos Guzmán y Abel Viéytez; Alberto Saínz, Roberto Matosas y Jorge Solari; Luis Cubilla, Miguel Ángel Loayza, Juan Carlos Sarnari, Ermindo Onega y Oscar Mas. Roberto Barreiro fue el árbitro del partido.
Hay varias cosas para el recuerdo de aquel legendario choque. Primero la multitud. También la formidable actuación de Ermindo Onega, pleno de categoría, prolongando el gran mundial que había coronado meses antes en Inglaterra. Luego, el primer gol del partido, marcado por Pinino Mas cuando se moría el primer tiempo. Mas tarde, los embates de Racing, con fuerza y personalidad, buscando el empate. Y finalmente, el tanto de Luis Cubilla, de cabeza y de anticipo, a los 26 del complemento para sepultar el marcador y el invicto famoso.
El triunfo fue tapa de diarios y tuvo una repercusión muy grande. Aunque no pudo ser usufructuado por un equipo talentoso pero inestable. A la fecha siguiente, River caería ante San Lorenzo en el Gasómetro y luego ante Atlanta en el Monumental, dejando en esos juegos, todas las chances de campeonar que se había ganado en ese triunfo ante el equipo de José. Fue una de las victorias mas importantes de una década riverplatense, que se cuenta de fracaso en fracaso. Por lo que significó para el orgullo institucional, por la magnitud del adversario y por el detalle estadístico de 39 partidos invicto que se cortó esa tarde del 66.

martes, 9 de diciembre de 2008

FRANZ PLATKO

No son muchos los entrenadores extranjeros que condujeron River Plate: Manuel Pellegrini hace poco, Didí y Delém en los setenta, Enrique Fernández Viola en los 60, Emérico Hirchl por los 30. Pero sin dudas, el mas exótico de los entrenadores millonarios nacidos en el extranjero fue el húngaro Franz Platko.
Había nacido el 2 de diciembre de 1898 en la ciudad de Budapest, Capital de Hungría. Era arquero y tuvo una campaña prolongada que abarcó equipos como Vasas de Budapest (donde debutó), Austria Viena, Barcelona FC (8 temporadas) y Recreativo de Huelva. En Barcelona, su fama como portero fue tan grande, que hasta el poeta Rafael Alberti le dedicó una oda, inspirado en su actuación en la final de la Copa del Rey de 1928 ante Real Sociedad.
Como técnico su campaña fue aún mas prolífica. Dirigió a Basel de Suiza, Porto de Portugal, Wisla Cracovia de Polonia, Arsenal de Inglaterra, a Barcelona FC, entre otros. En 1939 recaló en Colo Colo de Chile, donde en su primer temporada logró el campeonato. Esa fama de ganador y maestro de la táctica lo trajo a River para ser el entrenador del equipo en la temporada de 1940.
Platko y River nunca congeniaron. El entrenador no tenía muy en claro el estilo de juego rioplatense y la ideología que ya River promulgaba en aquellos años, donde el espectáculo era tan importante como el resultado mismo. En ese marco, la relación entre expectativa y logros arrojó un saldo muy negativo y eso fue una carga imposible de llevar. Platko era esquemático, táctico, rígido, defensivo. Y en ese ámbito, jugadores talentosos y de libre albedrío como Moreno, Pedernera, Peucelle, Deambrossi o Gallo, no funcionaban para nada.
En la primera rueda del torneo de 1940, River perdió 7 de los 17 partidos, y solo ganó en 6. De los partidos que perdió, varios fueron por goleada. 2-5 ante Vélez, 2-5 ante Newell’s, 3-6 ante Racing, 0-4 ante Huracán. Encima perdió también el superclásico. Obvio, los jugadores, la gente y los dirigentes no lo apoyaban y se tuvo que ir.
Y parece le que la cuestión era Platko, nomas. En la segunda rueda, River ganó 11 partidos y terminó tercero. En los últimos 4 partidos del año convirtió 24 goles. 7-1 a Lanús, 7-0 a Chacarita, 7-1 a Atlanta, 3-1 a Platense. El DT era Renato Cesarini. El húngaro volvió a Argentina en 1949 a dirigir a Boca Juniors donde casi se va al descenso. Lo mas importante de su carrera lo hizo en Chile donde con Colo Colo ganó 3 títulos.
Su paso por River Plate fue uno de los mas negativos en la historia del club. Sobre todo por equivocar la manera de interpretar el fútbol, desde una mentalidad completamente distinta. Dicen las malas lenguas que parte del plantel le hizo una cama así de grande, pero eso se perderá en la historia como un acontecimiento incomprobable. Lo que si se comprueban son los números, y los números al pobre Franz Platko no lo favorecen.
Murió en Santiago de Chile el 2 de septiembre de 1982. Tenia 83

domingo, 7 de diciembre de 2008

UN MONTÓN DE NADA

River Plate 1 - 2 Godoy Cruz
Apertura 18ª fecha - 6/11/08
José Amalfitani (Local River)

RIVER PLATE: Vega (5); Ferrari (4), Cabral (5), Tuzzio (4) y Villagra (4); Rosales (4), Giménez (4), Abelarias (5) y Fernández (4); García (5) y Salcedo (4). Posteriormente Flores (6), Affranchino (5) y Musacchio. DT: Gabriel Rodríguez.
GODOY CRUZ: Ibáñez; Vallés, Sigali, Dutari y Formica; Encina, Olmedo, Figueroa y Rojas; Borghello y Caruso. Luego Aguirre, Franco y Fabro. DT: Diego Cocca.
GOLES: Hernán Encina (GC) 6 pt. Matías Abelairas (RP) 16 st. Leandro Caruso (GC) 39 st.
ARBITRO: Carlos Maglio (bien)
RESULTADO MORAL: River Plate 1 - Godoy Cruz 2

Uno se pone las pilas, trata de ser positivo, se sienta a ver el partido con esperanzas. Ilusiones de que en este juego sí, que la cosa va a ser diferente, que retornará el viejo e histórico River protagonista y avasallante. Uno se acomoda ante la pantalla con las mejores espectativas. Es por naturaleza y por que no queda otra. Uno está deseoso de ver gambetas, pases, goles, actitud ganadora, quiere que se honre la camiseta con un partido digno y con una victoria final.
Pero la respuesta vuelve a ser negativa. El equipo no es avasallante sino avasallado, no juega sino que ve jugar al rival. no gambetea, no toca, no golea, nada. Te levantas de tu silla con una derrota mas. Una mala onda que te arruina el día. Te vas frustrado y re caliente. Le buscás explicaciones a la situación y tus teorías nunca resuelven nada.
Y sin embargo al próximo partido las mismas ilusiones destrozadas se renuevan casi como por arte de magia. Y volvés a pensar que este domingo sí, que la cosa va a cambiar y que tu equipo retornará a la senda de la que nunca debió apartarse y te regalará un fin de semana feliz.
Terminará el Torneo y River seguramente será último. Por primera vez en su historia. Al fin y al cabo este no deja de ser solo un dato estadístico. Si hubiera ganado los últimos cinco partidos y terminado 14º, la campaña sería pobrísima igual. Lo que realmente alarma es la lascerante ausencia de jerarquía en un plantel que ya, tampoco, tiene reservas anímicas para pelearle a la tormenta.
En muchos tramos del partido ante el Tomba, lo de River fue patético. Los Divididos dicen en una canción que "un Chalchalero no es un Rolling Stone". Entonces, ¿porque Rosales juega de 8, y Augusto de carrilero por la izquierda?, ¿que quizo inventar Rodríguez?. En los 45 de inicio River se arrastró, literalmente. No tuvo imaginación para atacar e hizo vista a la hora de ponerse en defensa.
Robert Flores y algunas movidas posicionales (Augusto a la derecha y Rosales de delantero) cambiaron un poco la cara en el complemento, llegó el empate y parecía que se podía ganar. Pero el ímpetu no fue suficiente. Caruso aprovechó una contra sobre el final y le estampó otra piña al amoretonado rostro millonario.

viernes, 5 de diciembre de 2008

LA ULTIMA ESTOCADA


Fue un amigo de la contra quien me dijo en tono de cargada “Viste, encima se les retira el matador, ja”. Se que siguió diciendo algunas cosas más, pero yo ya no lo escuché. Estaba asaltado por una andanada de imágenes y buenos recuerdos que llegaron de la mano de una las figura mas inesperadas para nuestro pueblo, y que días atrás anunció su retiro definitivo del fútbol.
Es que aún me parece verlo en su esplendor. Todo groso. Patentando en cada grito la imagen que lo guardará para toda la eternidad. Porque cuando la historia recuerde a Marcelo Salas, su imagen será invariablemente esa de cada gol festejado. Banderín del corner. Rodilla en tierra, índice al cielo. Baño de voces. Torero y matador.
Me parece aún ver su estela de cohete rumbo al espacio. No duró nada. Pero durará toda la vida. Fue una luz de bengala, magistral de brillo y encanto. Una estrella fugaz que surcó el aire. Sorpresivo e incandescente. Quisimos verlo y ya había pasado. Quisimos disfrutarlo, y su tiempo ya había expirado. Pero alcanzamos a pedir los deseos. Y el los cumplió con un plus inolvidable. Si goles son amores, él dio amor. ¿En cantidad o en calidad?. Lo mismo da. Para Marcelo Salas esas palabras significaban exactamente lo mismo.
Destrozó con goles la indiferencia que lo acompañó en su llegada. Fue el silencio y la humildad de quien se enfrenta a lo desconocido. Un silencio curtido en el frió andino de su Temuco natal y en su interior de sangre Araucana. Fue su anonimato la mecha de su explosión y la onda expansiva esa frenética catarata de carisma y distinción que brotó de sus estocadas felinas. 47 tantos y 5 campeonatos. Dejó varias perlas en el joyero de los goles inolvidables. Aquel toque de cachetada a San Lorenzo en un 4-0 en el Monumental, las dos infartantes definiciones bajo la lluvia ante Vélez, la noche de la consagración en el Apertura 96. El gol de media cancha al Atlético Nacional de Medellín, los dos golazos a San Pablo por la Supercopa, el grito de cabeza ante Argentinos en Vélez, la tarde de la vuelta en el Apertura 97, o los tres tantos a la Liga de Quito, ya en su segunda etapa en 2004.
Pocas veces la hinchada se derritió tan fácilmente ante el calor de una figura. Tocado por el dedo del talento, salía a la cancha con su traje de luces a clavar sus estocadas con un estilo difícil de olvidar. Olfato de red, goles con marca, elegancia de crack total, un festejo memorable, y el exótico “¡Chileeeeeeno! en nuestras populares. Demostrando que cuando el arte vale la pena, no hay diferencias estúpidas que valgan.
Y porque fue muy grande prometió volver. Y porque tocó el corazón, la espera fue larga. Y porque se sintió en deuda, una vez volvió. Se lesionó 14 veces en dos años. Sus luces ya no nos encandilaron tanto. Pero el presente jamás podrá borrar los recuerdos. Al fin y al cabo Marilyn Monroe seguirá siendo linda eternamente, aunque ya no lo sea.
Había pasado un tiempo ya, y mi bosta amistad seguía ufanándose de nuestro presente maltrecho. Mientras tanto los buenos momentos recuerdos del Matador Salas seguían llegando, Tuve que hacer fuerzas para no caer en la saña de agradecer a Boca por haberlo despreciado unos días antes.
Solo queda por decir que no hay peor ciego que el que no quiere ver.

jueves, 4 de diciembre de 2008

QUE LUNA!

Tigre 3 - 1 River Plate
Apertura 17ª fecha - 30/11/08
Estadio Victoria


Amigos de este blog. Sepan disculpar la demora. Hubo un viaje al medio que no me permitió hacer las correspondientes actualizaciones. Adhiero la ficha y el comentario del juego ante Tigre de la pagina oficial de nuestro club.

TIGRE: Islas; Jeréz, Blengio, Fontanello y Arruabarrena; Rusculleda, Castaño, Giménez y Morel; Luna y Altobelli. Posteriormente Rosano, Bardaro y Leyes. DT: Diego Cagna.
RIVER PLATE: Vega; Ferrari, Quiroga, Tuzzio y Villagra; Galmarini, Ahumada, Abelarias y Buonanotte; Salcedo y García. Posteriormente Rosales, Flores y Bou. DT: Gabriel Rodríguez.
GOLES: Santiago Salcedo (RP) 2 pt. Carlos Luna (T) 26 pt. Carlos Luna (T) 40 pt. Cristian Bardaro (T) 49 st.
ARBITRO: Sergio Pezzotta.

Arrancó con todo River. Ya a los 19 segundos estuvo cerca de abrir el marcador, cuando Pablo Fontanello casi la mete dentro del arco defendido por Daniel Islas. A los 2 minutos Salcedo clavó un golazo de tiro libre, al ángulo. Islas, pese al esfuerzo, no pudo hacer nada ante el tremendo zapatazo del paraguayo. Y cuatro minutos más tarde, una exquisita combinación entre Cristian Villagra y Radamel Falcao García, derivó en el remate final de Diego Buonanotte que Islas mandó al corner en gran esfuerzo.
Los primeros diez minutos fueron millonarios, con buenas transiciones, toques rápidos y precisos, y una buena presión en el mediocampo. Con el correr del partido Tigre se enderezó y se metió de lleno en las acciones. Ya a los 9 Carlos Luna avisó con un remate. Leonel Altobelli estuvo cerca con un cabezazo que salió desviado y a los 23, Martín Morel disparó de derecha pero se encontró con un Mario Daniel Vega atento.
Sin embargo, de tanto insistir, el conjunto de Diego Cagna consiguió equilibrar las acciones. A los 26 minutos Luna disparó de zurda, y el balón, tras pegar en la cola de Eduardo Tuzzio, se metió dentro del arco de Vega. A cinco para el final apareció nuevamente Luna para decretar el segundo tanto de su equipo, con un zurdazo por encima de Vega, tras una buena cesión de Morel. El propio Luna tuvo el tercero en su cabeza, pero Vega, esta vez, le tapó el balón. Injusta derrota.
En la segunda mitad nuestro conjunto salió con todo en busca del empate. Abelairas probó con un tiro libre a los 9 minutos pero su remate de zurda salió por encima del travesaño. Dos minutos más tarde, Martín Galmarini cabeceó un metro por encima de la valla de Islas, tras un remate mordido de Villagra. Buonanotte buscó de media distancia con un zurdazo complicado para Islas, que resolvió con un manotazo al corner.
Falcao García intentó con un zurdazo que el arquero local despejó con los piernas. A tres para el final, Falcao García tuvo dos chances en una misma jugada pero perdió en ambas con un Islas atentísimo. Y a los 46, Facundo Quiroga cabeceó al palo. No había chances hoy. Tigre en el minuto 49 consiguió abrochar el partido con el gol de Cristian Bardaro. La escasa eficacia nos condenó a una nueva derrota.

viernes, 28 de noviembre de 2008

RIVER PLATE / OLIMPIA / 1981


La historia de los proveedores de camisetas de River Plate tiene un comienzo difuso. Mas o menos puede identificarse a Topper, allá en el año 77, como la primera firma que puso su logo en la casaca millonaria.
De todas formas, no fue hasta el año 1981, cuando la empresa Olimpia, firmó contrato con River para ser el proveedor de la ropa oficial del equipo de fútbol de cuadro de Núñez, dejando de alguna forma, inaugurada una nueva era dentro de la historia de la institución: La era de los sponsors.
Olimpia, firma ya desaparecida del ambiente del fútbol, también tenía relación comercial con el circuito del tenis. Había encontrado contacto con el mundo River un año antes, cuando acordó individualmente con Ubaldo Matildo Fillol, que el arquero use un buzo con el logotipo de su marca. Ese buzo (generalmente color verde, pero también azul, gris o amarillo) se transformó en un ícono en la carrera del gran arquero argentino.
Lo cierto es que Olimpia fue la empresa que vistió a River Plate durante toda a agitada temporada de 1981. Todavía eran tiempos en los que la cuestión visual y propagandística no eran tan importantes, por eso no se registra solo un diseño uniforme a lo largo de toda la campaña, y pueden hallarse casacas con el cuello con solapa, o cuello redondo o diferencia en el grueso de la banda roja, incluso en el diseño mismo del logotipo.
Esta camiseta fue testigo de varias cosas importantes. La llegada de Mario Kempes, la despedida de Angel Labruna como DT. El regreso a casa de Alfredo Di Stéfano como entrenador. El campeonato Nacional de 1981.
Existen registros con esa casaca también en 1982, de todas formas, Olimpia quedará para siempre en la memoria como la ropa de River en el año 81. Vistieron esa casaca jugadores como Alberto Tarantini, Mario Kempes, René Houseman y Juan Carlos “Milonguita” Heredia.

miércoles, 26 de noviembre de 2008

EDUARDO COUDET


Un jugador dotado de un estilo muy particular. Extrovertido, locuaz, talentoso, comprometido. Llegó a River Plate a mediados de 1999, proveniente de San Lorenzo de Almagro. Se quedó hasta Julio de 2004. En el medio tuvo una transferencia al Celta de Vigo que no redituó los frutos esperados.
Había surgido de las inferiores de Platense en 1993. Seguramente su mejor paso previo a River fue en Rosario Central, equipo en donde es ídolo y obtuvo la Copa Conmebol en el 95.
Un jugador positivo en todo aspecto, el técnico, el táctico, el mental, y el grupal. Con un sentido del espectáculo raro para estos tiempos y que inmediatamente generaba una identificación con su estilo. Carisma, que le llaman.
Anotó 28 goles en River, mucho para un volante por la derecha. Ganó el Apertura 99, y los Clausuras 2000, 2002, y 2004. Le hizo hacer decenas de goles a Cavenaghi y a Cardetti. Dejó recuerdos imborrables como su gol de 30 metros a Newell’s en el 99, o su tanto a Boca en la Bombonera en 2002, el día del 3-0 y la vaselina de Rojas, o un memorable caño a Clemente Rodríguez en un clásico en el Monumental.
Se fue a Rosario Central en 2004, volvió a San Lorenzo y retornó al Canalla en 2006. Desde allí partió a México para alistarse en las filas de San Luis Potosí. Un equipo chico del fútbol azteca, que solo tiene 10 temporadas en primera división, que fue subcampeón en 2006 y que se encuentra entre los cuadros de mejor actualidad de la Liga Mexicana.
Y cuando vemos los vaivenes de Augusto, Barrado, Rosales o quien juegue ahora en ese puesto, no se puede mas que extrañar la bocha platinada del Chacho. Jugador que jugaba, hacia jugar y regalaba sonrisas. Suficiente como para permanecer en la memoria del hincha.

lunes, 24 de noviembre de 2008

UN CANTO A LA POBREZA

River Plate 1 - 2 Argentinos Juniors
Apertura 16ª fecha - 23/11/08
Estadio Monumental


RIVER PLATE: Vega (7); Ferrari (5), F. Quiroga (5), Tuzzio (5), Villagra (5); Fernández (4), Barrado (4), Abelairas (6) y Buonanotte (4); García (6) y Salcedo (5). Posteriormente Giménez (5), Díaz y Ríos. DT: Gabriel Rodríguez.
ARGENTINOS JRS: Torrico; Sabia, Caruso, Scotti y Escudero; Bogado, Ortigoza, Mercier y Recalde; Hauche y Pavlovich. Posteriormente F. Quiroga, Viotti y Romero. DT: Néstor Gorosito.
GOLES: Radamel Falcao García (RP) 16 pt. Juan Sabia (ARG) 35 st. Néstor Ortigoza (ARG) -penal- 46 st.
ARBITRO: Diego Abal (regular)
RESULTADO MORAL: River Plate 1 - Argentinos Jrs. 2

Ahí va el glorioso River Plate, camina para el vestuario otra vez con la cabeza gacha, con la derrota pesándole en los hombros. Ahí va, sin encontrar la salida de este gris laberinto, masticando bronca, añorando tiempos que de tan cercanos parecen inverosímiles.
Ahí está el poderoso River, el del fabuloso presupuesto y el "rico plantel", acabando el partido ante Argentinos con Fabío Giménez, Andrés Ríos y Mauro Díaz, pibes inocentes, chicos de la cantera, sacando la cara para recibir la cachetada.
Ahí está el orgulloso Millonario del Fútbol Argentino, humillantemente austero, pijotero, anémico, buscando en el fondo del bolsillo la moneda pa' parar la olla. Sacando un delantero a los 15 del segundo tiempo para cuidar un 1-0... en casa. Así estamos. Es lo que hay. Es una lástima.
Saquemonos de la cabeza por un instante el penal inventado por Abal, que le dio el triunfo a Argentinos Juniors. Sabemos perfectamente que nos ganaron bién. El segundo tiempo que jugó River, tuvo todo lo malo y lo que no debe hacer jamás un equipo que se ponga la camiseta con la banda roja: Jugar sin ambición. Retrocedió, entregó la pelota, quitó delanteros, se plantó a la espera, no sacó contraataques. Y nos empatan como nos empataron siempre en el semestre: De cabeza. Y nos ganan como nos ganaron siempre en el semestre: Por giles.
A esta altura el año pasado, River estaba igual que ahora: Perdido, desconsertado, hastiado. Solo queda esperar que termine el año lo mas pronto posible, y que venga un nuevo Simeone que nos renueve las esperanzas.

viernes, 21 de noviembre de 2008

CAMPEONATO AFA 1934


1934 encuentra a todos los habitantes de Buenos Aires mirando al cielo. Llega el dirigible Graff Zeppelin en una parada técnica. Uno igualito a este, llamado Hindenburg, se estrella cuando estaba aterrizando cerca de Nueva York. Hitler se autoproclama Canciller, Presidente y Fhürer del flamante III Reich. Así se hacían las cosas en ese tiempo.
En China, Mao inicia su famosa Larga marcha. Italia sale campeón del mundo de fútbol. Mussolini está en la tribuna y se atribuye la gloria como si él fuese el goleador de su selección. En Nicaragua asesinan a Augusto Sandino. Nacen tipos como Yuri Gagarin, Enrique Macaya Márquez, Charles Manson y Carl Sagan. También nacen bellezas sin tiempo como Sophia Loren y Brigitte Bardot.
En Argentina el Presidente Justo aceita los detalles del flamante tratado Roca – Runciman. Se desarrolla en el país el XXXII Congreso Eucarístico Mundial. Lo comanda el cardenal Eugenio Pacelli, quién tiempo después sería consagrado Papa, con el nombre de Pío XII.
El de 1934 es un campeonato único en el fútbol de AFA. Se juega a tres ruedas. Hay solo 13 equipos, porque son descendidos Tigre y Quilmes, y porque Talleres de Remedios de Escalada junto a Lanús, y Atlanta con Argentinos Juniors son obligados a jugar fusionados. River redondea una campaña regular. Arranca goleando sobre San Lorenzo 6-1, último campeón. Pero ese será el mejor punto de una temporada que es dominada por Boca, equipo que gana el superclásico dos de las tres veces en que se enfrentan. Bernabé sigue siendo la atracción. Juega 28 partidos y hace 31 goles. El equipo culmina tercero, lejos de la punta.
Pero pasa algo trascendente en 1934 que tendrá injerencia fundamental en el futuro del club. River compra un terreno de mas de 50000 metros cuadrados, cerca del Río de La Plata. Allí se construirá el estadio Monumental.

CAMPAÑA

1- San Lorenzo 6-1 - Lago (3), Ferreyra (2), Lamas / Magán
2- Gimnasia (LP) 1-1 - Lamas / González
3- Lanús/Talleres 3-1 - Ferreyra (2), M. Ferreira / Penner
4- Independiente 0-2 / Sastre, Martínez
5- Estudiantes 0-3 / Marconi, Sbarra, Lauri
6- Platense 4-1 - Peucelle, Laterza, Lago, Tello / García
7- Racing Club 4-0 - Ferreyra (2), M. Ferreira, Tello
8- Ferro C. O 1-0 - Ferreyra
9- Vélez Sarsfield 2-1 - Peucelle, Tello / Cosso
10- Atlanta/Argentinos 8-1 - Ferreyra (3), Tello (2), Rodolfi, Laterza, Lago / Moyano
11- Huracán 4-0 - Ferreyra (2), Tello (2)
12- Boca Juniors 1-4 - Ferreyra / Cusatti, Cherro, Sánchez (2)
13- Chacarita 2-2 - Rodolfi, Ferreyra / Villagra (2)
14- San Lorenzo 0-2 / Arrieta, Rojas
15- Gimnasia (LP) 1-1 - Ferreyra / Naón
16- Lanús/Talleres 6-0 - Ferreyra (3), Peucelle, Perinetti, Lamas
17- Independiente 0-1 / Sastre
18- Estudiantes 2-0 - Ferreyra (2)
19- Platense 5-0 - Ferreyra (3), Lago, Perinetti
20- Racing Club 0-0
21- Ferro C. O. 3-1 - Lago, Peucelle, Ferreyra / Zorrilla
22- Vélez Sarsfield 0-1 / Mayo
23- Atlanta/Argentinos 2-1 - M. Ferreira, Peucelle / Martino
24- Huracán 1-2 - Ferreyra / Bálsamo, Barber
25- Boca Juniors 0-1 / Cherro
26- Chacarita 1-0 - Lago
27- Independiente 1-0 - Laterza
28- Platense 4-3 - Lamas. M. Ferreira, Laterza, Perinetti / Molinas, Mezadra, Beristain
29- Huracán 2-1 - M. Ferreira, Lamas /Viacaba
30- Vélez Sarsfield 1-0 - M. Ferreira
31- Estudiantes 4-1 - C. Locasso (2), Lamas (2) / Sabio
32- Boca Juniors 0-2 / Varallo, Benítez Cáceres
33- Racing Club 1-3 - Lamas / Del Giúdice, Barrera (2)
34- Ferro C. O. 6-0 - Ferreyra (2), C. Locasso (2), Lago, Peucelle
35- Gimnasia (LP) 1-3 - M. Ferreira / Arregui (2), Echevarrieta
36- Atlanta/Argentinos 5-2 - Peucelle (2), M. Ferreira (2), Ferreyra / Vassini, Bottini
37- Lanús/Talleres 5-0 - Ferreyra (3), M. Ferreira, C. Locasso
38- San Lorenzo 1-2 - Rodolfi / Villalba, Petronilo do Brito
39- Chacarita 3-0 - Lago (2), Ferreyra.

GOLEADORES: Bernabé Ferreyra 31- Pedro Lago 11- Carlos Desiderio Peucelle 11- Manuel Ferreira 9- Juan José Lamas 8- Federico Tello 7- Carlos Locasso 5- Benjamín Laterza 4- Bruno Rodolfi 3- Natalio Perinetti 3.

FORMACION BASE: Ángel Bossio; Teofilo Juárez y Alberto Cuello; Esteban Malazzo, Bruno Rodolfi y Aarón Wergifker (Carlos Santamaría) ; Carlos Desiderio Peucelle (Natalio Perinetti), Pedro Lago, Bernabé Ferreyra (Juan José Lamas), Manuel Ferreira y Benjamín Laterza (Federico Tello)

miércoles, 19 de noviembre de 2008

RIVER EN LA LIGA NACIONAL


La Liga Nacional de Basquetbol fue una creación surgida de la iniciativa del entrenador León Najnudel y un grupo de periodistas y dirigentes del baloncesto local. Es, con el paso del tiempo, un ejemplo poco frecuente de federalismo dentro de nuestro deporte.
Como River no es un Club de fútbol, sino un Club con fútbol. Esa fue la premisa, que impulsó a River a parte de la historia inicial de la Liga, siendo animador importante de los primeros torneos ocurridos a finales de los años 80.
En total fueron 9 temporadas en la Primera División de la Liga y 4 mas en el ascenso. Lamentablemente, las dirigencias de turno (Alfredo Davicce y José María Aguilar) decidieron dar de baja la aventura millonaria por el básquet nacional, al considerarla una práctica poco rentable para las arcas de la institución.
River Plate jugó dos finales de Liga. La primera de todas, en la llamada Liga de transición de 1984, perdiendo la final ante Deportivo San Andrés por 2-1. También fue finalista en la temporada 1988 y en aquella ocasión fue derrotado por Atenas de Córdoba por 3-0.
Descendió en 1992 y jugó tres años más en el Torneo Nacional de Ascenso hasta que decidió vender su plaza.
La dirigencia de José María Aguilar decidió retomar la actividad profesional en el año 2003. Para eso compró en 80.000 dólares la plaza de Deportivo Roca, y armó un equipo que ascendió en su primera temporada en el TNA. Jugó dos años en la Liga Nacional hasta 2006, año en el que nuevamente vendió su lugar.
Este es el resumen de las ubicaciones de River en sus años de básquet profesional: Liga 1984: 2º. Liga 1985: 3º. Liga 1986: 11ª. Liga 1987: 8º. Liga 1988: 2º. Liga 1989: 4º. Liga 1990: 13º (descendió). Liga 1991/92: 14º (descendió). 2004/2005: 7º. 2005/2006: 9º. Ganó el Torneo Nacional de Ascenso en la temporada 2003/2004 imponiéndose a El Nacional de Bahía Blanca. En River Plate jugaron figuras como Pichi Campana (el año en que jugó, promedió ¡44! puntos por juego), Chuni Merlo, Tola Cadillac, Esteban Camisassa, Ariel Cerisola, Daniel Arejula, Bruno Labaque, Leopoldo Ruiz Moreno y Julio Mazzaro. Entre otros, fueron entrenadores del equipo figuras como Tite Boismené, y Mario Guzmán.

domingo, 16 de noviembre de 2008

Y AL 13º PARTIDO... RESUCITÓ

Independiente 0 - 1 River Plate
Apertura 15ª Fecha - 16/11/08
Cilindro de Avellaneda


INDEPENDIENTE: Assman; Moreyra, Ledesma, G. Rodríguez y Mareque; Ríos, Calello, Pusineri y Montenegro; Higuaín y Núñez. Luego Gandín, Luna y P. Rodríguez. DT: Miguel Ángel Santoro.
RIVER PLATE: Vega (7); Ferrari (5), Quiroga (6), Tuzzio (6) y Villagra (5); Fernández (7), Ahumada (5), Abelairas (7) y Flores (4); García (7) y Salcedo (5). Posteriormente Díaz, Barrado y Ríos. DT: Gabriel Rodríguez.
GOLES: Radamel Falcao García (RP) 21 st.
ARBITRO: Federico Beligoy (bien)
RESULTADO MORAL: Independiente 1 - River Plate 2

Ocurrió a los 21 del segundo tiempo. Un centro de Abelairas al primer palo para el anticipo de Falcao, siempre tan intenso en la entrega y en la búsqueda del gol. La pelota se metió allá arriba, lejos del manotazo perdido de Assman. Era el 1-0. El gol de la victoria. El del triunfo más difícil de lograr en la historia de River Plate.
Hubo que esperar 3 meses. para ser mas exactos 91 días desde aquella tarde del 17 de agosto. 2184 horas, 131.040 minutos. Una vida, una eternidad, desde aquel cabezazo de Tuzzio que se metió pidiendo permiso en el arco de Rosario Central. 12 partidos, 12 torturas, hasta este desahogo exagerado pero necesario, valorada por su significado moral mas que por su trascendencia estadística.
Y que cambió para que el triunfo llegara?. No demasiado. Salvo lo necesario. Ayer ante Independiente el equipo tuvo la misma ambición ofensiva que en todos los partidos de este tortuoso Apertura. La misma. Solo que, a diferencia de los anteriores juegos, el cuadro pareció ir a una velocidad menos y a la hora de las decisiones, tener un poco mas de claridad para ejecutarlas. Esa calma y ese desacelere se evidenció notablemente en los rendimientos de Abelarias y Augusto Fernández, eslabones vitales en la construcción de la victoria.
Hubo chances clarisimas para vencer con mas holgura. También hubo sobresaltos en nuestra valla, correctamente defendida ayer por Daniel Vega. Hubo puño apretado en el festejo del final. Una victoria que no mejorará el semestre ni mucho menos, pero que si mejorará el ánimo, y le dará al equipo la confianza de saber que no son el peor plantel de la historia del club.
Final de domingo feliz. Cierre de fin de semana con tres puntos, y todos juntos. Final de la fecha con tres puntos, que no es poco.

jueves, 13 de noviembre de 2008

JOSE VARACKA

River 1960-1965. DT: 1983. 146 partidos - 1 gol - 0 títulos.

La incorporación de José Varacka a River Plate fue una verdadera revolución. No solamente por la cifra exorbitante de 2.500.000 que el cuadro de Núñez pagó por su pase, sino porque en esos años iniciales de la década del 60, el legendario “puchero” era uno de los mejores volantes centrales del país.
Llegó para jugar la temporada de 1960. Con el arribaron el brasileño Paulinho, el peruano Joya y el entrenador Alejandro Galán. Varacka vino precedido de una gran fama, producto de memorables actuaciones en Independiente de Avellaneda. Era espigado, señorial. Tal vez algo lento, pero pisaba la cancha con seguridad de líder, la entregaba redondita, y no daba concesiones en la lucha. Gritaba, ordenaba, protestaba. Tal vez fue el continuador del estilo de viejo volante central personificado en Pipo Rossi, y que mas acá tuvo espejo en jugadores como Claudio Marangoni y Sergio Batista.
Sin embargo su llegada a River lo obligó a reconvertirse en volante por la zona izquierda y desde allí, jugando con el polaco Cap como ladero, comandó los férreos e infructuosos intentos de ese equipo por llegar al campeonato. Solo conquistó un gol con la banda roja. Fue en el Gasómetro de Boedo ante San Lorenzo con un golpe de cabeza, en la temporada 1963.
La llegada en 1964 de Roberto Matosas lo fue relegando poco a poco del equipo titular. Se fue de River a comienzos de 1966. Jugó en primera 16 temporadas y fue referente de la selección Nacional en los mundiales de 1958, 1962 y 1966.
El tiempo lo devolvería a River Plate en 1983 en el rol de entrenador. Ese fue el peor año de River en su historia, y el equipo no estaba exento. Llegó a cuartos de final en el Nacional y se fue.
Para ese entonces, ya pesaba sobre él, la molesta superstición que lo encasillaba como “mufa”. Pero eso es solo una anécdota más en una carrera tan destacada.
Se lo recuerda con el respeto que siempre supo imponer dentro del campo de juego.

domingo, 9 de noviembre de 2008

RIVER NECESITA UN PSICÓLOGO

River Plate 3 - 3 Huracán
Torneo Apertura 14º fecha. 9/11/08
Estadio Monumental.

RIVER PLATE: Ojeda (5); Ferrari (5), Cabral (4), Tuzzio (6) y Villagra (6); Bou (4), Ponzio (6), Abelairas (7) y Buonanotte (5); Salcedo (4) y García (6). Posteriormente Ahumada (6), Fernández (6), Rosales (6). DT. Diego Simeone.
HURACAN: Limia; Araujo, Gotlz, Herner y Arano; Díaz, Barrientos, Esmerado y González; Barcos y Pastore. Luego Castillo, Meza Sánchez y Gigli. DT: Ángel Cappa.
GOLES: Hernán Barcos (H) 4 pt. Hernán Barcos (H) 31 pt. Hugo Barrientos (H) 34 pt. Matías Abelairas (RP) -tiro libre- 6 st. Radamel Falcao García (RP) -penal- 22 st. Eduardo Tuzzio (RP) 31 st.
ARBITRO: Javier Collado (bien)
RESULTADO MORAL: River Plate 3 - Huracán 3


Los aplausos del estadio de Cholo Simeone, los insultos a Ahumada, la debacle del primer tiempo, la remontada heroica de la parte complementaria, el último puesto que perdura. Todo en una tarde. Es mucho. Demasiado.
Estaría bueno que termine el año ya. Esta temporada de locos. Con campeonato y último puesto. Con un entrenador resistido cuando el cuadro peleaba arriba, y con el mismo entrenador ovacionado cuando el equipo está en la cola de la tabla. Con jugadores hechos en la casa que hablan como si fueran de la contra. Con el ídolo y figura del título, separado por indisciplina. Con hinchas que no se bancan nada. Absolutamente nada. Aquellos que levantan la bandera del aguante e insultan a los jugadores por la falta de resultados, como si estos fueran jugadores de play station. Con un presidente al que nada parece importarle.
Se fue Simeone. River se ha comido otro técnico. La retirada a puro aplauso del Cholo, puede entenderse como un reconocimiento a un tipo que laburó mucho, y que siempre (pero siempre) apostó a ganador, aunque en varias oportunidades esas apuestas fueron erróneas.
La gente se la volvió a tomar con Ahumada. No le perdonan todavía aquellas declaraciones radiales contra la hinchada, y el taco en Guadalajara que propició el empate de Chivas, lo volvió a poner -erróneamente- como uno de los responsables de nuestro cataclismo. Lo insultaron como si fuera Judas. Ahumada respondió como siempre. Jugando bien o mal -ayer bien- pero siempre con el corazón.
Y el partido se explica fácil. Fue peludo de Huracán en el primer tiempo, con toque y buen estilo de juego. En la parte complementaria el peludo fue de River. Pero con otras armas, la garra, el vértigo y el empuje. Fue empate. Ninguno de los dos mereció perder en la tarde del Monumental.

sábado, 8 de noviembre de 2008

UN DESPERDICIO DE TÉCNICO


Vaya uno a saber las cosas que pasaron por la cabeza de Simeone cuando reunió a la cúpula dirigencial de River en el hotel de Guadalajara, para comunicarles lo que todos sabíamos que tarde o temprano iba a hacer, salvo la dirigencia misma, autista de su propio autismo, que imaginaba un técnico para largo rato.
Bronca, responsabilidad, impotencia, decepción, tristeza, y tal vez varias sensaciones más. Podrá haber tenido millones de defectos, pero jamás podrá achacársele indiferencia y falta de identificación con la causa. Ya sea por profesionalismo o por su propio temperamento de ganador empedernido, el Cholo fue, en estos 11 meses de experiencia, tan millonario como los que nacieron en los pasillos de este bendito club.
Pero se va. No podía hacer otra cosa. Lo marca la lógica de este juego, al que nuestra histeria ha empujado a depender casi exclusivamente de algo tan dañino como necesario como el resultado. Lo mas loco de todo es que Simeone otorgó la dosis de éxito que un técnico necesita para mantenerse en su cargo. Pero claro, en la locura en la que nos imponen vivir, lo que pasó hace cuatro meses atrás, ya parece formar parte del periodo jurásico.
Es cierto aquello de que el hilo se corta por lo mas delgado. Sabemos que antes que Simeone, tendrían que desfilar varios de los popes de la comisión y varios de los futbolistas que integran el plantel, en ambos casos, indignos representantes de nuestra insignia. Pero Simeone tuvo algo que escasea por River en estos días. La vergüenza.
Fueron 11 meses inolvidables. Plenos de vértigo, de ilusiones, de broncas, de incertidumbres. En cierto sentido, Simeone le devolvió a River el primer plano permanente en la boca de todos. Para bien o para mal. Y todo lo hizo sin haber podido nunca encontrar el equipo. Cuando pareció hallarlo, las idas de Carrizo, Ortega, Abreu y Alexis Sánchez, lo desmoronaron nuevamente.
Varias veces jugó mal, otras pocas veces bien, y muy bien solo una vez, la última noche ante Chivas en Guadalajara. Soportó la insólita eliminación de la Copa Libertadores a manos de San Lorenzo en una noche irrepetible. Afrontó el bochorno de las cargadas públicas por sus conflictos de índole privada. Perdió las dos veces con Boca Juniors, jugando los dos peores partidos del año. Separó a Ortega del plantel, en una decisión antipática y antidemagógica para con el hincha, pero irreprochable desde el punto de vista de un jefe de grupo. Ató su destino a la suerte en la Copa Sudamericana y lo pagó caro.
Cotizó jugadores como Abelairas y Buonanotte. Jugó en cada cancha y en todos los minutos de todos los partidos de este año, con un objetivo irrenunciable. El arco de enfrente. Eso se valora, y ojala no se extrañe. Y volvimos a las vueltas olímpicas luego de cuatro años.
Así como pasó con el Ingeniero Pellegrini, el tiempo dirá si este ha sido un nuevo desperdicio de técnico. Y también será el responsable de poner a los actores de la película en el lugar correcto de la história. Solo da bronca pensar que nuestra ceguera por el éxito a cualquier precio, nos haga equivocar el camino para lograrlo.

viernes, 7 de noviembre de 2008

TAQUELOPARIÓ!!!!

Chivas Rayadas 2-2 River Plate
Sudamericana - 4º de final vuelta - 6/11/08
Estadio Jalisco, Guadalajara


CHIVAS RAYADAS: Hernández; Reynoso, Araujo y Esparza; Mejía, Pineda, Solís, Báez y Morales; Arellano y Santana. Posteriormente De la Mora, Medina, A. Olvera. DT: Efraín Flores.
RIVER PLATE: Ojeda (5); Ferrari (5), Cabral (6), Quiroga (6) y Villagra (3); Fernández (5), Ahumada (6), Abelairas (6), Buonanotte (6); García (8), Abreu (7). Luego Bou, Archubi y Rosales. DT: Diego Simeone.
GOLES: Gustavo Cabral (RP) 2 pt. Radamel Falcao García (RP) 20 pt. Fabián De la Mora (CHI) 15 st. Alberto Medina (CHI) 19 st.
ARBITRO: Roberto Silvera -Uruguay- (muy mal)
RESULTADO MORAL: Chivas Rayadas 1 - River Plate 4

Acaba de terminar el partido. Son las... ¿que hora es?. ¿que se yo?... la 1 serán. A veces es bueno escupir las sensaciones. Hablar en caliente. Sacarlo afuera. Estoy re amargado, re caliente, re podrido de todo. Tengo ganas de romper algo. De gritar una puteada a Dios y María Santísima. Pero ellos no tienen la culpa. ¿Y quien tiene la culpa, entonces?. No se. El mundo, el destino, Simeone, Villagra, Ahumada, los palos, el orto que tuvieron.
2-2. Otra vez 2-2. Ganábamos con todo servido. Perdonamos. Una, dos, tres, cuatro, cinco veces. Y claro. Al primer descuido te embocan. Y andá a cantarle a Gardel. Pobre Gardél, ya debe estar podrido de nuestras serenatas.
Ahora me fijo. 0:50 de la madrugada. Mañana hay que madrugar. Encima eso. Y no tengo sueño. Lo perdí en esos cinco minutos fatales. Preguntándome como es que esto nos puede pasar. Siempre lo mismo. Una piña y al suelo. Y no nos levantamos mas. Somos el equipo del mundo al que le pasan las cosas mas increíbles, no lo podemos reparar. A lo lejos escucho la tele. Varsky comenta lo que no tiene comentario. Este partido lo perdemos solamente nosotros. Me resisto a la tentación de apagarlo solo porque me interesa saber si el Cholo renuncia o no. Y si me apuran así en caliente, me parece que es injusto que el tipo que los dio el campeonato después de 4 años se vaya así, de esta forma.
Vuelven a mi cabeza los tiros en el palo, los goles que se erraron Abreu, Falcao, Archubi, Bou y la madre que los parió. De que sirve saber que fuimos mucho más, que teníamos que haber ganado fácil, que entre los dos partidos les tendríamos que haber hecho 10 goles. Estamos afuera. Otra vez afuera. El semestre al diablo. El caos que aumenta. Imagino el festín que la prensa buitre mañana se va a hacer sobre nuestro cadáver. Le van a caer a Villagrita por las dos macanas en los goles, le van a caer a Ahumada por el taco en la mitad de la cancha. Boludeces. Los quilombos que aumentaran a su máxima potencia, los insultos que habrá el domingo en la cancha cuando juguemos contra Huracán, últimos en la tabla.
La una y pico de la matina, ahora sí. Busco alguna foto del partido en la web para ilustrar el post. Me llegan mensajes de texto. No los leo...... !que amargura que tengo, por Dios!.... Pero lo único que hace esta amargura es que quiera cada vez mas a River. Es así. Siempre será así. En las buenas siempre, y en las malas mucho mas. Esta es una historia de amor, no se olviden.
Ya está.... es suficiente. Con esto alcanza, creo. Se que muchos estarán en sus casas galopando de la bronca. Piensen que va a pasar. Siempre pasa. Solo necesitaba decir esto. Hacer este mini duelo de bronca contenida. 1:35 am. voy a publicar entrada y después a la cama a dormir. A ver si puedo.
Decí que es viernes.
Decí que perdió Boca.

martes, 4 de noviembre de 2008

VISITA A LOS GALACTICOS

Real Madrid 3 - 1 River Plate
Amistoso - 23/09/03


Alfredo Di Stéfano debutó en España con la camiseta de Real Madrid en el año 1953. No solo se convirtió en la máxima gloria futbolística de este club, sino que con la casaca merengue se erigió como uno de los jugadores mas importantes de toda la historia de este deporte. Los 50 años de este debut merecían una celebración especial. Y que mejor que compartir ese inmenso honor con la institución que propició el genio de Don Alfredo. River Plate.
El partido se jugó el 23 de septiembre de 2003, y estuvo en juego la 25ª edición del Trofeo Bernabeu. Era la cuarta visita de River al Santiago Bernabeu, con dos victorias previas en el 52 y el 59 y una derrota en 1973. El estadio estaba lleno. En la previa al cotejo hubo una enorme fiesta en homenaje, con luces apagadas, seguidores, fuegos artificiales y demás chiches. Ese Real Madrid convocaba por si solo. Era el famoso conjunto de los galácticos, que ganó poco y nada en cuanto a títulos deportivos, pero facturó a lo loco en cuestiones de marketing. Ante River esa noche jugaron figuras de la talla de Roberto Carlos, David Beckham, Zinedine Zidane y Raúl. Pero en sus filas también estaban Michael Owen, Ronaldo y Luis Figo.
A River lo dirigía Manuel Pellegrini y venía de ganar el Clausura 03. Unos meses antes había vendido a Andrés D’allesandro al fútbol de Alemania. Había retornado Marcelo Salas, pero en el momento de ese partido estaba lesionado. Vestido con la casaca suplente a rajas verticales, River saltó a la cancha con Costanzo; Tuzzio, Fernando Crosa, Ameli y Killiam Virviescas; Coudet, Mascherano, Guillermo Pereyra, Ludueña; Domínguez y Cavenaghi. Despues entraron Vivas, Lucho González, Barrado, Ahumada, Husaín, Maxi López y Rolfi Montenegro.
Del partido se recuerda la paridad en el primer tiempo, una gran parte final del ex River Santiago Solari, figura de la noche y autor de un tanto que no gritó; Los dos goles posteriores del juvenil Portillo, de quien se decía por aquellos días era el sucesor de Raúl, y el descuento final de Lucho González con un precioso gol de chanfle desde afuera del área. Ithurralde González fue el árbitro del partido.

sábado, 1 de noviembre de 2008

UN EQUIPO DEPRIMIDO

Lanús 2 - 0 River Plate
13º Fecha Apertura - 1/11/08
Estadio Ciudad de Lanús

LANUS: Bossio; Grana, Viera, Hoyos y Velázquez; Salvio, González, Salomón y Blanco; Sand y Lagos. Posteriormente Peralta, Valery y Ledesma. DT Luis Zubeldía.
RIVER PLATE: Vega (4); Gerlo (3), Musacchio (5), Tuzzio (4), Merlo (4); Galmarini (3), Giménez (4), Archubi (3), Bou (5) y Díaz (4); Slacedo (4). Luego Barrado (4), Rosales y Ríos. DT: Diego Simeone.
GOLES: Diego Lagos (L) 5 pt. Maximiliano Velázquez (L) 8 st.
ARBITRO: Gustavo Bassi (bien)
RESULTADO MORAL: Lanús 2 - River Plate 0
El comentarista del partido tira una frase y parece dar en la tecla. River es un equipo deprimido, dice, y todo lo que se nos viene a la cabeza tiene sentido, porque todas las cosas que pueden salirle mal a un equipo de fútbol, le salen mal a River en este semestre. No juega sino choca. No ataca sino empuja. No definde sino observa. No reacciona sino se entrega.
Cuando trascendió la formación que Simeone pondría en cancha ante Lanús, no deben haber sido pocos los que cerraron fuerte los ojos diciendo "uy la que nos espera". Es lógico. Con Gerlo de cuatro, Merlo de tres, un mediocampo que no se conoce, un pibe debutante, un equipo que está cumpliendo la peor campaña en la historia del club. Y encima, enfrentando a los reyes del toque, que vienen jugando juntos hace 20 años como los pibes de Lanús. La chapa del partido no podía ser otra.
La lápida para la nueva derrota se empezó a escribir desde temprano. Musacchio y Merlo se combinaron en un error inocente, facturado por Diego Lagos a los 5 del primero. Y después a navegar sin brújula por los mares de la inoperancia ofensiva. Solo algunos chispazos de Bou, y un tiro al arco de Ríos a los 20 del segundo tiempo. Y eso es todo. Si a Bassi se le antojaba jugar hasta la medianoche, tampoco creo que le hubieramos hecho un gol a Lanús. Eso es River hoy, amigos.
No está bueno meter a los dioses ni a los brujos para resolver problemas futbolísticos. Pero con el agua al cuello como estamos, si encuentran en los rezos o en la magia negra alguna solución para esta macabra trama, no duden en emplearla.
Tal como viene la mano, para clasificarse en Guadalajara van a hacer falta mucho mas que 11 tipos iluminados con la casaca millonaria.

jueves, 30 de octubre de 2008

COLA DE PERRO

River Plate 1 - 1 Newell's Old Boys
Apertura 12ª fecha - 29/10/08
Estadio Monumental


RIVER PLATE: Vega (5); Ferrari (6), Cabral (4), Quiroga (4) y Villagra (5); Fernández (5), Ahumada (5), Abelarias (5), Flores (4) y Bou (6); García (3). Posteriormente Ponzio (5), Buonanotte (5) y Salcedo. DT: Diego Simeone.
NEWELL'S OLD BOYS: Peratta; Aguilar, Schiavi, Insaurralde y Ré; Machín, Bernardello, Vangioni y L. Torres; D. Torres y Fabbiani. Posteriormente jugaron Sperdutti y Grazzini. DT: Fernando Gamboa.
GOLES: Gustavo Bou (RP) 1 pt. Juan Insaurralde (NOB) 14 st.
ARBITRO: Juan Pablo Pompei (bien)
RESULTADO MORAL: River Plate 1 - Newell`s Old Boys 1.

Fue un espejismo. Abelairas levantó la cabeza y lo vió a Augusto que picaba por el otro lado. Le metió un pase al empeine como hace 3 meses no hacía. Fernández infló el pecho y encaró como hacía 6 meses tampoco hacía. El pase en cortada fue para el pibe Bou, que entró a la carrera y sacudió la red del Río de La Plata como para echar de un golpe a la mufa de tantos partidos sin ganar. Fue el gol de River. Al minuto de juego. El que anticipaba una tarde tranquila, que finalmente no fue.
Lamentablemente este 29 de octubre entrará en la historia. Después de mucho tiempo River quedó último en un torneo Argentino. No pasó muchas veces. La última vez fue en 1983, con un equipo plagado de inconvenientes, que ponía en cancha juveniles, y que tenía enormes problemas institucionales como fondo.
La fecha coincide con otro día histórico para la institución. Hace 22 años atrás, con gol de Juan Gilberto Funes, River le ganaba a América de Cali 1-0 en la revancha de la final de la Copa Libertadores de 1986. Tal vez el festejo mas impresionante que el club haya vivido en toda su existencia. Hay tanta distancia entre las imágenes de aquella multitudinaria noche lluviosa del Monumental y las de esta tarde de tribuna semivacía ante Newell's, que es imposible evitar que la nostalgia no nos gane.
Y entre tanto rumor de renuncia y presagio de tempestades hubo un partido. Y hubo un empate. Otro mas. River jugó mejor el primer tiempo. Pero se durmió la siesta en un centro (otro gol mas que nos hacen de pelota parada) y la tarde tranquila se transformó en un rosario de nervios, errores y desencantos. Tan evidentes y rutinarios que cuando se vayan de Núñez -ojalá que pronto- los vamos a extrañar.

miércoles, 29 de octubre de 2008

CESAR LUIS MENOTTI


El paladar futbolero, y la prédica -casi religiosa- de sus convicciones, que Menotti diseminó por el mundo, siempre tuvieron un parentesco muy cercano con lo que puede entenderse como el estilo futbolístico de River Plate. A mediados de 1988, ambas partes se juntaron y prometieron armar el fútbol espectáculo. Como sabemos, las promesas solamente quedaron en eso.
Cesar Luis Menotti llegó a River en Julio de 1988. Lo trajo Hugo Santilli para reemplazar a Griguol, en un cambio radical de personalidad conductiva. También significó el último golpe de timón del ex presidente para mantenerse en su cargo, cuando ya las voces críticas abundaban. Menotti no iba a llegar a River para poner pibes de las inferiores. Exigió figuras, y así fue que llegaron Passarella, Batista, Borghi, Rinaldi, Balbo, Reynoso, Comizzo, Zamora, Basualdo, Carlos Enrique, Bevilacqua, Melgar, Serrizuela, Higuaín. Casi una Selección Nacional.
El superplantel fue presentado en una serie de amistosos ante Verona de Italia en Buenos Aires, que además formaban parte de la clausula de los contratos de Claudio Caniggia y Pedro Troglio, transferidos a ese equipo.
La supremacía de caciques sobre indios hizo que el River de Menotti nunca pueda conformarse como equipo. Todo arrancó mal barajado con dos derrotas en las primera fechas ante Platense y Boca. La primera rueda fue sumamente irregular. Una noche ante Mandiyú, perdía 1-4 al término del primer tiempo y se avecinada su renuncia. River lo empató 4-4 y salvó su cabeza.
Ese fue el torneo de las definiciones por penales en los partidos empatados. Mejoró el perfil en la segunda rueda pero ya estaba muy lejos de pelear algo serio. La estadía del flaco en Núñez dejó un enorme sabor a poco, sobre todo por no poder plasmar en el juego, aquel respeto inalterable hacia el espectáculo que siempre ha manifestado.
River Plate quedó cuarto en la temporada 1988/89, lejos del campeón Independiente. Enseguida fue eliminado por Argentinos Juniors en la Liguilla Pre Libertadores. Y Menotti ya no tenía mas nada que hacer. Su último partido fue en Chaco, ante Chaco For Ever por la rueda de perdedores.
Vaya paradoja, Menotti renunció a River, luego de un partido que el millonario ganó 5-1.